Mandala; la esencia o la conclusión



MANDALA
La esencia o la conclusión


El término Mandala procede del Lamaísmo Tibetano; se dice que fue introducido al Tibet desde la India por el Gurú Padma Sambhava (siglo VIII A.C.) desde esa fecha hasta nuestros dias integran las ceremonias y forman parte de las eseñanzas tibetanas.

Esta término - mandala - es sánscrito y puede traducirse como esencia o conclusión y son en realidad exquisitas combinaciones pictóricas de imágenes reunidas alrededor de un centro y circunscritas ya sea, por figuras geométricas que son generalmente círculos o polígonos, o bien por otras figuras siempre simétricas, como dibujos de flores, que en estos casos la cantidad de elementos de la figura (si son flores, los pétalos) casi constantemente se presentan de tres, cuatro a un múltiplo o divisor de estos números.

Los círculos o polígonos que la circunscriben representan la totalidad en medio de la diversidad de imágenes contenidas en el mandala .Resumiendo se puede decir que un mandala posee tres partes básicas, que son: el punto central, la radiación de ese punto y el límite circular exterior.




Este diagrama concéntrico que el Budismo o el Hinduismo (en el antiguo hinduismo especialmente el yoga tántrico) han usado por siglos como herramienta para meditar, lo han considerado a menudo como una representación del universo convirtiéndolo como un instrumento de meditación.

La construcción y posterior destrucción de mandalas de arena es una antigua tradición practicadas por mojes budistas del Tíbet. Consiste en crear un mandala con granos de arena coloreada, luego es santificado y destruido como parte de un ritual. Según ellos esto les ayuda a practicar el desapego y a no codiciar el resultado de sus actos.



Lo curioso es que el mandala siendo originario de la India, se encuentran también similares representaciones en otras civilizaciones muy distantes; como representaciones geométricas simbólicas en culturas como, las indígenas de América (Aztecas, Incas, Navajos, etc.) o los aborígenes de Australia.

Los mandalas tienen también aplicaciones terapéuticas ya que ayudan a equilibrar los dos hemisferios cerebrales, el hemisferio racional y el creativo. Esto se debe a que en un mismo dibujo encontramos figuras geométricas que son captadas por nuestro lado lógico y colores y dibujos que son captados por el lado creativo.

A nivel espiritual el mandala es considerado como centro energético de equilibrio y purificación; dibujar y observar mandalas, ayuda a enfrentarse a sentimientos de agresividad, de desequilibrio o de hipersensibilidad hacia determinados problemas.
El interés occidental por el mandala se debe en gran medida a la obra del siquiatra Carl G. Jung.

Jung estudió los mandalas orientales y descubrió que las propiedades integradoras de los mismos eran beneficiosas en la psicoterapia; dibujando mandalas, sus pacientes podían comenzar a poner orden en su caos interior.

La construcción y posterior destrucción de mandalas de arena es una antigua tradición practicadas por mojes budistas del Tíbet. Consiste en crear un mandala con granos de arena coloreada, luego es santificado y destruido como parte de un ritual. Según ellos esto les ayuda a practicar el desapego y a no codiciar el resultado de sus actos.


MANDALA
Texto del Dalai Lahma

El término MANDALA se refiere a "captar o transferir la esencia". Su transferencia significa captar y traspasar el mensaje. Hay miles de MANDALAS y su práctica renace en la categoría de la acción denominada Tantra, la más alta forma de realizar estas prácticas en Budismo.
Hay varias clasificaciones de MANDALAS, tales como el MANDALA del bloque de madera, el MANDALA de la concentración, de las artes, el MANDALA de arena.
Los MANDALAS se realizan para transformar nuestra mente, nos enseña de nuestro estado de oscuridad o sufrimiento, ocasionado por las acciones negativas y nos permite comprender nuestro estado de sufrimiento causado por nuestra ignorancia; ignorancia fundamental.
El estado de esta ignorancia que domina las acciones de nuestro cuerpo, mente y habla, es conocido como el KARMA.
El mensaje básico del MANDALA es entender 1a causa de nuestro sufrimiento, la ignorancia fundamental, de la cual se originan a su vez varias acciones negativas, que tiene como resultado nuestro sufrimiento.
El MANDALA nos enseña un proceso de purificación mediante la práctica del método y la piedad. Nos muestra claramente cómo podemos purificarnos en nuestros cinco agregados o esencias: La forma, el sentimiento, la percepción, el factor composicional y la conciencia, hacia los cinco seres o formas de iluminación: VAIROCMANA, RATNASAMBHAUVA, AMITABMA, AMOGASIDDHI, PerfectO BUDDHA, o el inamovible. Esto nos da una idea del estado de iluminación libre de sufrimientos y de cómo lo podemos lograr.
El MANDALA corriente es el MANDALA de la compasión de BUDA. AVALOKITESHWARA, que resume o incorpora la compasión de todos los seres iluminados. Así, a través de este MANDALA tratamos de conectarnos con nosotros mismos y el universo. También mediante este MANDALA rezamos por la felicidad y el bienestar de todos los seres vivientes.
El propósito de realizar este MANDALA en Santiago, es beneficiar a nuestros hermanos, hermanas y amigos chilenos.


Que prevalezca la paz en la tierra.
Su Santidad el DALAI LAMA






Bookmark and Share


Web Site Counter
Ski Poles