¿ COMER para vivir O VIVIR para comer ?


Esta conocida frase me asaltó alguna vez en mi vida, no porque tuviera algún problema de tipo médico que se traduzca en un apetito voraz o en contrario inapetente total.


Pero , que significa comer para vivir., Pienso que cada persona tiene en su capacidad para comer, un límite., Límite que muchas veces se estira y estira solo porque somos golosos ante la perspectiva de algún exquisito manjar, y si hablamos de manjar cada uno sabe realmente cual es el plato de su preferencia.


Puedo decir que en verdad sufro de pocos ataques de gula y no soy del tipo que peregrina constantemente hasta altas horas de la noche al refrigerador en busca de un buen trozo de carne asada; o quizás un exquisito postre de chocolate o frutillas con crema o que se yo.


Afortunadamente para mi, no engordo, a pesar de ser un animal carnívoro no junto grasa, a diferencia de algunas personas que si juntan rápidamente y en grandes cantidades.


Creo que el factor genético es muy importante ya que allí esta el factor determinante que nos inclina a ser gordo o no serlo.


Debo confesar que siento gran simpatía por los gordos y gordas, hay una creencia popular que dice que el gordo, es simpático,bueno para la talla, en general de muy buen carácter.


No se hasta que punto es verdad eso, porque ahora dicen los especialistas, que éstos (los gordos) sufren de depresión y de otras enfermedades como hipertensión, diabetes ..etc.


En tiempos antiguos se decía " La gordura es parte de la hermosura ", claro en esa época no existían las cirugías plásticas , ni los dietistas, ni pilates, ni productos dietéticos que finalmente el conjunto son parte importante en la economía personal.


Porqué no dejar a los gordos que lo sean, porque estigmatizarlos con agresivas campañas mediaticas, promocionando esculpidos cuerpos, tratando de demostrar que la juventud no los abandonará jamás, jamás mientras consuman determinados productos bajos en calorías, repletos de minerales condimentados con una gama de vitaminas que no le permitirá oxidarse.


La tolerancia es una buena consejera, porque nos permite una buena convivencia y un sano respeto al prójimo.


Pasará mucho tiempo para cambiar los cánones de belleza que nos rigen actualmente y que lamentablemente están mas dirigidos a la cáscara; sin ocuparse de la belleza, la armonía y la paz interior que cada ser debe llevar consigo mismo.

Lucus.


video

Pinturas de Fernando Botero


Web Site Counter
Ski Poles